Extracto Inédito

Hola a todos!!

Aunque aún queda mucho camino por delante y la cosa va lenta, la historia de Jenny, secundaria en "Una Mágica Visión", ya va tomando forma. Como adelanto y para que no quede en el olvido, ahí va un fragmento inédito de lo que llevo escrito. Aún no sé si sufrirá modificaciones o será definitivo, pero es lo que hay de momento. Espero que a los que disfrutasteis con la novela, os guste también este pequeño aperitivo de lo que le espera a Jenny, ya sea una novela, un relato o simple epílogo...

NOTA: contiene spoilers de "Una Mágica Visión"

Extracto Inédito


A la mañana siguiente, Jenny acudió al local de la madame bien temprano, como era su costumbre en las últimas semanas. Daisy ya no pernoctaba como las demás chicas y se ponían a coser a primera hora de la mañana. Tenían mucho trabajo pendiente, porque no solo se acercaba el aniversario de Dorothy y el doctor O'Brian. En realidad, todas las bodas de Loan's Valley se habían celebrado el mismo día: el día en que las mujeres llegaron al pueblo. Bueno, excepto la de Shannon y Darren. Ellos eran los únicos que podían disfrutar de un aniversario independiente.
Para la ocasión, y fiel a sus costumbres, el patrón del rancho estaba preparando una fiesta por todo lo alto. Curtis Loan aprovechaba cualquier oportunidad para montar una buena juerga y que su gente disfrutara de las cosas buenas de la vida, ¿cómo no iba a celebrar el aniversario de boda de casi todos sus vaqueros?
Por supuesto, todas las mujeres querían lucir espectaculares en esa fiesta tan especial y no habían escatimado a la hora de encargar los vestidos más elegantes y vistosos que la mente de Daisy pudiera crear. Así que el trabajo las desbordaba; tenían que empezar desde muy temprano y coser durante largas jornadas si querían tener a tiempo todos los pedidos para el gran día.
El silencio reinaba en el local cuando atravesó el gran salón y subió por las escaleras. En la galería superior, se encaminó hacia la habitación donde cosía con Daisy, pero se detuvo cuando la puerta de uno de los cuartos se abrió a su paso. El forastero salió de allí dentro vestido tan solo con una sábana enrollada a su cadera.
Con el pelo revuelto y aquel rostro somnoliento tenía un aire sensual muy sugerente. Su torso desnudo era todo piel y músculo, no había ni un gramo de grasa que afease su cuerpo de adonis. Tenía los brazos fuertes aunque era evidente que no se ganaba la vida como los vaqueros de Loan´s Valley. Realmente, no se había equivocado el día anterior al decidir que era uno de los hombres más atractivos que había encontrado en su vida.
–Buenos días –balbuceó Jenny, dando un paso a un lado para apartarse de su camino.
–Esto no es lo que parece –se excusó Nat Hardei, azorado.
Jenny levantó una de sus cejas morenas, extrañada por recibir unas explicaciones que no había pedido.
–¿No está usted saliendo del cuarto de Marla semidesnudo?
Él se miró y sujetó con más fuerza la sábana alrededor del cuerpo. Luego volvió a clavar sus ojos verdes en aquella chica tan perspicaz y le mostró una lánguida sonrisa.
–De acuerdo, sí es lo que parece. Pero lo que ha pasado ahí dentro...
Ella levantó una mano para que se callara.
–Señor Hardei, ¿verdad?
–Llámame Nat, por favor.
Jenny asintió, devolviéndole la sonrisa. El hombre se estremeció con aquel gesto espontáneo y maldijo por lo bajo porque ella lo había encontrado en aquella comprometida situación.
–Nat, no tiene que darme ningún tipo de explicación. Lo que haga o deje de hacer con Marla no es asunto mío. Le deseo que pase un buen día, señor.
Le esquivó y prosiguió su camino, o lo intentó. Cuando pasaba por su lado, Nat Hardei tuvo la osadía de cogerla del brazo para retenerla un instante. Notó que ella reaccionaba mal al contacto. La chica se giró rápidamente y sus ojos se abrieron espantados. Retorció la muñeca para liberarse y él, al notar su extrema incomodidad, la soltó al momento.
–Perdona, no pretendía asustarte –le susurró, intentando tranquilizarla con la voz. ¿Por qué se había asustado tanto?–. Solo quería saber cómo te llamas.
Ella dejó escapar el aire que retenía con alivio.
–Mi nombre es Jennifer. Aunque, para usted, soy la señora Garret.
Nat pareció confuso con esa información.
–Qué raro, Betty me dijo que no estabas casada.
La chica se alteró al saber que aquel hombre había estado preguntando por ella.
–Debió entenderla mal. Soy viuda, señor Hardei.
–Oh, comprendo. Disculpa otra vez si te he molestado, no era mi intención.
Jenny asintió de nuevo con brusquedad y esta vez sí, se giró y se alejó de allí a toda prisa.
Nat Hardei notó su ausencia en la piel. Era muy extraño, ¿qué le ocurría con aquella chica? Lamentó de nuevo aquel encontronazo, porque ahora ella se pensaría cosas de él que no eran ciertas. Bueno, no lo eran en aquella ocasión, porque no había pasado absolutamente nada con Marla. Aunque él sí habría querido que ocurriese... Pero no pudo.
Durante su baño, que había sido más que agradable, no se había podido olvidar de aquellos ojos grises que se habían cruzado con los suyos en el salón de Betty. Por más carantoñas que Marla le dedicó, su cuerpo no respondió como era debido. ¡Jamás le había ocurrido algo así! Se sentía mortificado y su hombría se resintió seriamente. Por suerte, Marla fue comprensiva y le explicó que algunas veces ocurría, que algunos de sus clientes habían tenido también el mismo problema pero que siempre había resultado ser algo puntual. Podía deberse al estrés, al cansancio... A que estás pensando constantemente en otra mujer, meditó Nat, que no podía sacarse de la cabeza a la joven morena que apenas había visto unos segundos.
Se acostaron juntos en la misma cama pero solo durmieron. Era increíble que le estuviera pasando eso a él. Y, para colmo, se encontraba con la mujer de sus desvelos nada más abandonar el dormitorio de Marla.
–Ayer te dije que la dejaras tranquila.
La voz de la madame lo sobresaltó. Su mirada, verde y azul, le reprochaba su actitud con dureza.
–No puedo evitarlo, Betty. No sé qué me pasa con esa chica.
–Ya, hasta que la consigas y luego la abandones a su suerte... No, Nat, no lo voy a consentir.
Él frunció el ceño. Nadie le decía lo que podía o no podía hacer.
–Me gusta Jennifer, no voy a hacerle daño.
La madame sonrió con autosuficiencia.
–Ya sé que no lo harás adrede, no eres un mal hombre. Pero, Nat, está en tu naturaleza, eres un rompecorazones. Y esa chica ya tiene el corazón hecho papilla, así que no lo empeores.
–¿De qué estás hablando? –el hombre se acercó a la madame preocupado. No le había gustado oír aquello.
–No debería contártelo –respondió ella con un suspiro resignado–. No es asunto tuyo, pero creo que si tanto te interesa Jenny, debes conocer su historia. Tal vez así te olvides de ella de una vez por todas.
Nat la acompañó a su propio cuarto y Betty le relató, mientras se vestía, todo lo que sabía de la joven morena y su tormentoso matrimonio con Dean Garret. El rostro del pelirrojo se fue crispando a medida que la historia avanzaba y una indignación absoluta prendió en su pecho al saber que aquella dulce mujer había sido maltratada de aquella manera. No le extrañaba nada su exagerada reacción cuando él osó retenerla por un brazo. Estaba aterrada. Supuso que en aquellos momentos temería el contacto de cualquier hombre y lo lamentó profundamente.
Deseó que ese tal Dean Garret no estuviera muerto. Porque de ese modo, él podría encontrarle, pegarle la paliza que se merecía y matarlo con sus propias manos.

Kate Danon


Comentarios

  1. Que ganas de leer su historia!! gracias por el adelanto!!!!!

    Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado!! Tengo muchas ganas de saber más de la historia de Jenny! Gracias por el fragmento!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, chicas!! Poco a poco sabremos más cositas de Jenny!!!

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho Kate!!!
    Q ganas de saber de Jenny, me rimpió el corazón todo lo q le pasó en Una mágica visión.

    Muchas gracias x mostrarnos este trocito. ;)

    ResponderEliminar
  5. Espero que se publique! Una mágica visión te quedó genial, seguro que este no será menos!! :)

    ResponderEliminar
  6. Estoy leyendo una magica vision y me esta encantando, soy feliz de saber que habra una nueva historia, la de jenny, y espero que luego podamos leer la historia de Daisy...graciassss¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. hola, me encanto tu novela y espero con ganas la próxima jeje, estaré atenta

    ResponderEliminar
  8. Al final vas a publicar alguna continuacion de "una magica vision"???

    Llevamos mucho tiempo de espera¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuando todo el mundo sea súper, nadie lo será.

La impaciencia del lector (y del escritor)

La Joya de Meggernie